Ir al contenido principal

© Cuento masónico: "El baulero"



Había una vez un obrero que superó muchos viajes y leyendas, debido a su apariencia de ser libre y de buenas costumbres.

Pasó la aplomación con aire de humildad, y tenida tras tenida, se esmeró por ayudar al Presidente de su Taller en montar y desmontar los enseres, los cuales guardaba cuidadosamente dentro de un baúl. Todos los demás miembros del Taller se despreocuparon de esa tarea ante la prolijidad del H. del baúl.

Por otro lado, el hombrecillo, jamás se preocupó en leer, jamás se preocupó en escribir, y pensó que con saber deletrear ya le bastaba. Pasaron muchos años, y sus coetáneos compañeros ascendían de rango, y el Presidente le perdonaba su falta de empeño en la lectura y escritura, pensando que la prolijidad en el arreglo de los enseres y el baúl, era una gran labor, más aún siendo que los demás renegaban de esa tarea que no la consideraban tan "importante" en relación al trabajo de elaborar sendas y eruditas planchas, y para qué vamos a negar, esa aparente entrega producía ternura.

Y así llegó un grado, y otro, y otro, y cada vez que sus compañeros admirados de sus escalada le preguntaban sobre los trabajos que había presentado, él respondía que "el trabajo físico tenía la misma importancia que el trabajo manual". Fue siempre implicado y amable hasta qué el viejo presidente del Taller fue reemplazado por uno más joven y de políticas diferentes. Vio entonces el nuevo Presidente que aquel hombre de la prolijidad y el baúl se había convertido en uno de los miembros con mayor rango de entre los obreros y le dió la oportunidad de dirigir su propio Taller. Sin embargo, no pasaron ni dos meses y el Taller terminó por desintegrarse. Qué pasó con el hombrecito del baúl?

Fue entonces aquel nuevo Presidente que le dio la oportunidad de dirigir su propio Taller al hombre del baúl a su casa para tener una conversación profunda para saber lo que había sucedido, y una vez llegando, encontró al baulero ahogado en coñacs, maldiciendo a sus compañeros.

Una cosa que llamaba la atención de la casa del baulero, fue el encontrar una escuadra y un compás, junto con otras herramientas, colgando de las paredes totalmente nuevas, y tan pulidas que hasta brillaban con los reflejos del sol. Le preguntó a pesar de sus estado, sobre aquellas pulidas herramientas, y en un arranque de sinceridad, le reveló que esas herramientas fueron las que en sus ascensos recibió, pero de las cuales jamás hizo uso!

Sorprendido el visitante se marchó y empezó a preguntar entre los viejos miembros del Taller sobre los méritos que habían impulsado en su carrera masónica al ya envejecido baulero, y cual fue su sorpresa al enterarse que aquel baulero, jamás entregó una sola plancha trazada. Era evidente, la embriaguez del coñac, el brillo de sus herramientas jamás estrenadas, y cero planchas trazadas de la Obra, explicaban claramente cual era el motivo del fracaso del prolijo hombrecito aquel, quien sonriente, llevaba Tenida tras Tenida los enseres y el baúl...



Me puedes decir cual es la moraleja del cuento?
Puedes intuir cual fue el desenlace del hombre del baúl?

Cuento inspirado en una historia real, de una colección particular de cuentos masónicos.


Fraternalmente

Olga Vallejo R.
Sup.·.Com.·. del S.·.C.·.R.·.M.·.E.·.
G.·. de la G.·.L.·.M.·. de los Andes Ecuatoriales

Comentarios

  1. Sabes hermano, uno sabe lo que sabe; y hay cosas que ni siquiera sabes que existen, si uno no comenta a menudo es por que muchos seudo maestros ignoran verdades... a veces solo hay que limitarse a la misión que te dieron...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Agradezco gentilmente vuestro comentario

Entradas populares de este blog

Masones que leen y Masones que no leen. Por Albert G. Mackey

Hace poco tiempo atrás encontré gracias al Quatuor Coronati Correspondance Circle, una traducción al portugués de un texto de Albert G. Mackey ("el de los Landmarks") quien en 1875 presentaba el texto: "Reading Masons and Masons who do not Read", el cual sería publicado en "The Master Mason" en octubre de 1924. Sus palabras no pueden estar más vigentes aún hoy en día después de más de 140 años desde su primera publicación, teniendo en cuenta que debido a las redes sociales, vemos exponencialmente aumentadas las discusiones sobre qué es la orden, en versiones, aumentadas, amputadas, ecclécticas, malas copias, invenciones raras que distan mucho de demostrar que los miembros están realmente enterados en saber que es realmente la Masonería y que confunden a propios y extraños, principalmente a esos Masones que por las razones a continuación expuestas por Mackey, no leen. Me di por tanto a la tarea de buscar el t exto original , del cual el día de hoy, les

Caricaturas Masónicas

Traducción libre, tomada de la publicación "Masonic Cartoons" , del Dr. David Harrison , autorizada expresamente por el autor. Hace unos días empecé a leer "The Liverpool Masonic Rebellion and the Wigan Gran Lodge", un trabajo del historiador masónico, Dr. David Harrison que explica desde un análisis histórico y sociológico, los aspectos que influyeron en una escisión de la Gran Logia Unida de Inglatera en 1723.  Fue para mi sorpresa que hace un par de días, publicaba en su blog personal una entrada llamada "Masonic Cartoons" , en la cual expone varios grabados de la época que representan las condiciones sociales de las cuales el Dr. David Harrison habla en sus obras, motivo por el cual le pedí que me permitiera traducir su publicación, más aún cuando existe muy poca información en lenguaje castellano, y sobre todo de un autor fundamental como él. Espero que estas caricaturas os diviertan tanto (y os transporten a esta época), como a